dilluns, de juny 11, 2007

Je ne peux oublier jamais


Existen momentos que no puedes olvidar,
momentos que al recordarlos, cierras los ojos y suspiras.
El otro día me llamó una amiga de Paris,
de la época que disfruté de una falsa burbuja subvencionada por mis padres
para vivir una total libertad y actividad desenfrenada.
Siempre me sorprende que con la mayoría de esa gente,
aunque no nos veamos en todo el año,
cuando hablamos por teléfono, messenger o nos encontramos en persona;
parece que nunca nos hemos separado, que seguimos habitando en la cité u de Paris.
Paris, ciudad en la que se almacenan momentos e imagenes que nunca olvido.
Vía de escape en momentos de agobio.
Añoranza del pasado en otros.
Una de las imagenes que recuerdo es esta,
tomada en los últimos días.
Recuerdo que dijimos que así podríamos mirar las manos en el futuro y tratar de adivinar quien era su dueño. Las recuerdo todas. La mía es la pulsera de colores.
Y la mejor imagen, la de la última fiesta que celebramos todos juntos.
Fue en un bateau, cerca del Louvre.
Al acabar, a las 6 am, con la luz del Sol amaneciendo en Paris,
cruzamos le Pont des Arts (para mi el mejor de Paris) y nos dimos cuenta del silencio,
de la tranquilidad,
de las aguas tranquilas del Sena,
espejo sólo roto por el nado de unos patos.
Nunca hemos vuelto a estar todos juntos desde aquel día.
Todos entendimos y suspiramos.
Paris se despedía con una bella imagen.
Nadie tenía cámara para captar ese instante.
Ni falta que hacía

6 comentaris:

Déjà vie ha dit...

ninguna camara podra captar jamas esos recuerdos que albergan parte de vuestra memoria y vuestro corazón.

MaRiNa ha dit...

Paris es precios i viure-hi ha de ser innoblidable. as tingut molta sort

i a molts moment que les cameres no els poden captar, i q nomes els espatllen

Waipu Carolina ha dit...

Tienes razón Dejà Vie, ninguna cámara puede plasmar del todo nuestras sensaciones.
Los recuerdos son parte de nuestra historia de vida,y esos días de escape como los explicas son riquísimos.
salud!

Joana ha dit...

Quest-ce que tu donnarais pour revivre c'est instant?
Il n'y a pas de l'argent pour l'acheter!
Una abraçada!

METIS ha dit...

ohh paris paris¡¡ me encantaria poder-hi anar algun cop a la meua vida.
Jo tens amigues de l'institut que ens veim potser una volta al any pero sempre es com si ens haguessem vist el dia abans. I aixo es algu que crec que mai camviara, encara que estiguem anys sense vorens.

abraçada

Robertinhos ha dit...

déjà
unes paraules molt maques. quasibé m'has fet plorar

carolina
sin esas válvulas de escape, nos volveríamos unos pesimistas

joana
un munt...ara bé, la vida continua, no ens podem quedar a reviure un instant constantment

metis
és com màgic, no?